EL MITO DE LA REVOLUCIÓN

a b c d e f g h i
j k l m n o p q r
s t u v w x y z  
REVOLUCIÓN
El mito de la revolución

Yo creo que el concepto de Revolución fue muy importante para todo el discurso latinoamericano de los años 60 y de los años 70, incluso desde antes. La realidad latinoamericana era percibida siempre desde la perspectiva, o a través del filtro, podríamos decir, de la utopía revolucionaria. Es decir, América Latina mostraba características en la medida en que su sociedad aparecía encaminada hacia la transformación radical de sí misma. Ahora bien, este concepto de Revolución era un concepto y lo digo autocríticamente, que estaba pensado a través de la clave del mito de la Revolución, es decir, de la imagen que tiene la revolución en el imaginario que viene de la Revolución Francesa: la Revolución como el recomienzo absoluto. Cuando hablamos, nos referimos por ejemplo a las palabras del Che Guevara sobre el hombre nuevo, en estas palabras resuena el mito de la Revolución pensada a través del mito de la Revolución Francesa, es decir, la Revolución como la eliminación de toda una historia y como el comienzo absoluto de una nueva; la Revolución como la destrucción de una versión de lo humano y la construcción del hombre nuevo.

Curiosamente, esta idea de la construcción del hombre nuevo no es una idea comunista, sino más bien una idea muy burguesa, una idea que viene desde la época del Renacimiento, la idea de que el ser humano es capaz de hacerse a sí mismo en uso de una arbitrariedad plena; esta capacidad de destacarse, deshacerse, desligarse y desconectarse de su propia historia y de inventarse una nueva historia a partir de nada. Este mito, el mito de la Revolución, era el vehículo a través del cual se pensaba la Revolución en la América Latina, y que al terminar los 60, a partir podríamos decir de la muerte del Che Guevara, se va desvaneciendo, y lo hace hasta tal punto que hoy América Latina ya no se piensa como se pensaba en esa época a través de la posibilidad de la revolución.