IDENTIDAD NACIONAL, IDENTIDADES NACIONALES

a b c d e f g h i
j k l m n o p q r
s t u v w x y z  
     

Für die Darstellung dieser Inhalte wird Flash benötigt.

Ahí viene... porque esto se vincula con lo que acabo de decir, o sea, el estudio de la formación de la nación que en todas partes también... creo que la historiografía argentina es un ejemplo de lo que ocurre en la historiografía en general en distintos lugares. Creo que lo que está ocurriendo en el campo historiográfico es que es un campo que está muy conectado entre sí, entre Europa, Estados Unidos, América Latina, incluso con la incorporación de todo el tema de estudios subalternos, la India, en fin, hay un campo internacional de estudios históricos. Y en ese punto la nación obviamente apareció en los últimos 10 o 15 años como un grán tema. Y el tema de la famosa nación inventada, de la invención de la nación, también en la Argentina ha despertado la atención de los historiadores y hay trabajos muy buenos hechos sobre esto; para un período temprano Chiaramonte, para un período más tardío - para el período de formación de la nación misma a fines del siglo XIX - el trabajo de Liliana Bertoni, lo trabajos de (Oscar Terán), hay una serie de gentes que está trabajando en eso y que apuntan fundamentalmente a ver cómo se construye una identidad nacional fundada en lo cultural - a partir de la clásica división entre una idea de nación más fundada en el pacto político, que habría sido el modelo predominante entre mediados del siglo XIX hasta 1890 más o menos, un modelo de nación donde los sectores dirigentes veían la nación como una nación política, y por lo tanto donde los rasgos culturales de la población eran secundarios frente a una adhesión a ciertos principios y valores constitucionales; por ejemplo los italianos podían enseñar el italiano en sus escuelas, podían hablar italiano, etc. - a una visión que también es compartida en el resto del mundo, mucho más centrada en la identidad cultural. Y el proceso a partir del cual el Estado Argentino y los sectores dirigentes - ellos mismos primero debaten qué tipo de nación están buscando, y hay mucho debate en las clases dirigentes - y donde finalmente se van imponiendo las ideas de aquellos que sostienen que la nación tiene que una homogeneidad cultural y que por lo tanto la construcción de esa identidad nacional pasa a ser una política de Estado. Y esto se vincula con un tema anterior, el de la educación obligatoria, etc., porque la idea de una nación culturalmente homogénea, que era en ese momento predominante en occidente, también pasa a ser predominante en Argentina y el Estado, a través de sus instrumentos educativos fundamentalmente, pero también de otras herramientas, va definiendo una identidad o va contribuyendo a definir una identidad. Y es bastante exitoso en su empresa. Esto es, es bastante exitoso, yo digo en fabricar argentinitos de toda esa especie de mezcla heterogénea de nacionalidades de gente de distintas provincias, va a ser una fábrica de argentinitos. Creo que el sistema educativo es un elemento fundamental de la construcción de una identidad nacional que está fundada en algunos pilares como la lengua. Hubo una discusión muy ardua en el Congreso hasta que se decide que se va a imponer una lengua porque muchos disputados decían que no, que un país podía tener distintas lenguas. Finalmente se impone la idea del español en las escuelas, después se va construyendo una historia nacional, una literatura nacional, todas las cosas típicas de esa formación de identidad que van otorgando esa definición de identidad argentina, muy construida pero muy exitosa - por razones en las que ahora no tengo tiempo de entrar - pero me parece que muy exitosa en el sentido de que el Estado logró imponer los rasgos principales del tipo de nacionalidad a una sociedad que se mostró muy dispuesta adoptar a ese modelo de nacionalidad.