UNIVERSIDAD PÚBLICA

a b c d e f g h i
j k l m n o p q r
s t u v w x y z  
              

Für die Darstellung dieser Inhalte wird Flash benötigt.

La política neoliberal menemista precipitó la crisis de la universidad pública, y como contrapartida auspició un auge de las universidades privadas. Ante un panorama de competencia: ¿Cuáles son los valores de la universidad estatal que según tu punto de vista vale la pena defender?

Bueno, a pesar de que soy una convicta y confesa antimenemista, debo decir que no es tan cierto lo que vos acabás de decir sobre la relación de Menem con las universidades. No por su voluntad personal, pero digamos, la política del gobierno menemista fue bastante complicada con las universidades porque si bien hubo un discurso privatizador, al mismo tiempo durante el gobierno menemista se crearon muchas universidades públicas; en particular se crearon muchas de las universidades del Gran Buenos Aires se crearon 6, 7, 8, no sé bien cuántas. Uno puede decir que esas universidades tenían como un fundamento político que era reducir el peso de la Universidad de Buenos Aires que siempre fue un foco de oposición al peronismo y al menemismo en particular y que, además, en los primeros años, el gobierno puso rectores normalizadores peronistas, lo cual le daba mayor peso en el Consejo de Rectores. El peronismo tenía mayoría, aunque todas las grandes universidades del país no estaban en manos de autoridades peronistas. Entonces uno puede decir que Menem creó esas universidades con un propósito político y es posible que eso sea cierto, pero eran universidades nacionales, no eran privadas. Y lo que hay que decir también, porque hay que ser honestos en este caso, es que algunas de estas universidades han funcionado muy bien. Es decir que algunas de estas universidades se han convertido en centros de excelencia, en universidades de primera clase. Otras no. Otras siguieron el derrotero más o menos que estaba escrito en el origen de ser cotos políticos de algunos dirigentes del Gran Buenos Aires, pero hay algunas de ellas que son muy buenas y que han permitido - vos me preguntabas por los nuevos historiadores- a las nuevas generaciones de egresados - y a muchos de los mejores - conseguir trabajo en Argentina y quedarse en Argentina en un momento en que la Universidad de Buenos Aires, o las universidades grandes - pero hablo de Buenos Aires porque estas universidades se crearon en el Gran Buenos Aires - no podían ofrecer espacio. Entonces, me parece que es importante señalar esto. La otra cosa que hay que señalar es que durante el gobierno de Menem, por la maldita política económica, es decir, por el uno a uno, desde el punto de vista de los salarios internacionales los profesores no teníamos salarios tan bajos. No quiero decir con esto que uno esté conforme, pero hay que ser franco y decir que durante el menemismo no fue, desde el punto de vista del salario de los profesores y del presupuesto universitario, un momento particularmente malo. No lo fue. Hubo momentos de baja, pero si uno toma los diez años de gobierno, uno no podría decir que fue el peor momento de la Universidad Nacional. Me parece que es importante porque el gobierno de Menem y, Menem, yo creo que es de lo peor que nos pudo pasar en los últimos años, pero esto me parece que vale la pena que sea dicho. Hubo sí una política explícita o un mensaje muy privatizador. Las universidades privadas, de todas maneras, no crecieron tanto. En realidad las que yo conozco son las mismas, y más o menos tienen la misma situación. Y el panorama es que hay muy pocas universidades privadas buenas en la Argentina. La mayoría son negocios, son fábricas de profesionales o de técnicos, pero no son universidades en el sentido que uno entiende de la palabra, salvo algunas que intentan construirse como alternativa de formación de cuadros y que les va no diría muy bien, pero les va bastante bien. Pero eso tiene mucho que ver con otras cosas de la sociedad argentina, con la generación de capas medias que están ahora mandando a sus hijos a colegios privados y luego quieren que vayan a la universidad privada y pagan por eso. Lo que pasa es que Menem sí hizo una política muy destructiva de la educación primaria y secundaria. No porque haya bajado los presupuestos sólamente, sino ahí sí hubo una política muy activa de privatización. Pero en la universidad, quiero decir que no fue tan así. La universidad pública yo creo que sigue siendo, todavía hoy en Argentina, con todos los problemas, el lugar donde se produce más investigación, donde va la mayor parte de aquellas personas que quiere hacer una carrera académica. Salvo algunos nichos de universidades en algunas disciplinas, el resto sale de la universidad nacional. Y yo estoy muy contenta de que así sea.