SHOA

a b c d e f g h i
j k l m n o p q r
s t u v w x y z  
SUICIDO  

Für die Darstellung dieser Inhalte wird Flash benötigt.

En un escrito tú preguntas en relación a la película Shoa: ¿Cómo hacer para que la avalancha de palabras banalice el holocausto? ¿Cómo hacer? ¿Hay un modo de hablar de la Shoa?

Bueno, ese es el problema que se plantea lo que dijo Adorno y la negación de lo que dijo Adorno a través de la cantidad de libros que han salido sobre la Shoa y de la propia película. Yo he trabajado mucho el guión de la película, es decir, lo que hizo Landsmann con las entrevistas, es muy impresionante ver la película - yo la he visto varias veces -, pero la experiencia de ver la película y de leer luego aparte el guión, es muy, muy distinta. Es decir, las imágenes que están acompañadas de la voz son terribles y uno queda completamente aniquilado después de ver Shoa. Pero me parece que la posibilidad de leer las frases sueltas sin la imagen que pese sobre las frases, le da otra dimensión muy especial a la propia película. En donde todo está hecho de preguntas y respuestas. Pero la dimensión que adquiere cuando uno la lee y reflexiona sobre ella es muy grande. Creo que también se ha banalizado enormemente el holocausto, que se ha vuelto una industria turística, que se ha vuelto un alibi... ¿Cómo se dice alibi en español? La de la novela de detectives...

coartada...

...es una coartada para manejar cosas que son muy, muy turbias y también se maneja mucho como... se ideologiza mucho en relación con el Estado de Israel. Es decir, fácilmente se atribuye la idea del holocausto a cualquier cosa. Entonces en ese sentido yo estaría de acuerdo con Agamben de que no se debería utilizar la palabra Shoa, porque él dice que tiene una relación muy importante con el sacrificio sagrado, y como en Homo Sacer en realidad se pierde lo sagrado porque el hombre puede ser asesinado impunemente, entonces la Shoa manejaría esa paradoja de lo sagrado cuando se le ha eliminado al hombre su condición sagrada. Lo podría decir más reflexionando mucho y escribiéndolo, más que contestándotelo verbalmente.

Bueno la última pregunta también sobre la Shoa: ¿Piensas que hay un nuevo interés por la Shoa entre los intelectuales mexicanos y, si lo hay, ¿Por qué? ¿Cómo es la mirada mexicana sobre la Shoa?

Mira, ahí yo creo que... por ejemplo en el periódico donde yo escribo, La Jornada, hay una tendencia a aniquilar la experiencia del campo de concentración por la actuación de Sharon, por ejemplo. Es decir, pretender que porque existen los problemas actuales en Israel y porque existe gente como Sharon y toda esa relación entre palestinos e israelíes, ya con eso se puede justificar que hubo una Shoa. Y de alguna manera hay una cosa así bastante infame en esa falta de rigor conceptual, y creo que está bastante generalizado ese prejuicio en México, yo creo. Claro que la gente que piensa bien no participa de ese prejuicio, pero creo que es, como dicen los franceses - yo acabo de comprar una revista en París que no he leído bien, pero que es una indagación en una de las grandes revistas francesas, no me acuerdo cual, - si Esprit o no sé cuál, - sobre varios intelectuales, judíos y no-judíos, que analizan el problema de Israel en relación con el antisemitismo. Y también el año pasado compré una revista donde Landsmann planteaba ese problema, que era muy interesante. Cuesta mucho el trabajo el deslinde y la gente cae en generalizaciones muy negativas y muy peligrosas, yo creo. Y creo que en México hay mucha gente que cae en esas generalizaciones, que es de alguna forma ... ahora estoy leyendo un libro de René Girard que es este escritor que se hizo famoso por un libro que se llamó Mentira romántica y verdad novelesca que publicó en el 62, y que ha publicando varios libros que han ido yendo a trabajos de etnología y de la Biblia, etc., y que ahora hace un libro en inglés y que ahora lo publican en francés, en donde hacen una especie como de recorrido - unos entrevistadores - sobre su vida personal y sobre su vida intelectual, y él habla de una manera excesivamente obsesiva, una sola idea fija tiene, que es la idea de la historia definida por el resentimiento y la envidia, por el deseo de imitación. Bueno, lo estoy diciendo demasiado esquemáticamente, pero a mí me parece que algunas de las tesis que Girard plantea y que ahorita ya no tengo fuerzas de desarrollar, tienen que ver con la idea del antisemitismo como chivo expiatorio universal. Es decir, que se vuelve una y otra vez, él dice que se necesita un chivo expiatorio para difuminar la violencia, que una sociedad se destruye a sí misma por el resentimiento y por la envidia si no encuentra una canalización en el chivo expiatorio. Entonces tiene un libro La violencia y lo sagrado, en donde empieza a analizar el problema del chivo expiatorio... y el problema del chivo expiatorio que él luego lo trabaja con Cristo, etc., creo que hay esa relación entre Cristo y el judío, que ahora lo seguimos viendo por ejemplo en la película de Mel Gibson. Entonces me parece que el judío, de alguna forma, a pesar de la Shoa y todo lo demás, acaba siendo como una figura muy fácil de manejar automáticamente como chivo expiatorio. A pesar de que los judíos estén en posiciones muy buenas o lo que fuera, y que en Estado Unidos estén haciendo cosas horribles lo que están en el pentágono y todo lo que tú quieras, hay una semilla de antisemitismo que a mí me parece muy peligrosa y que sería muy interesante de explorar.